Grosjean revive el accidente

Grosjean revive el accidente: “Vi venir la muerte, salí por mis hijos”

 
 

Grosjean revive el accidente: "Vi venir la muerte, salí por mis hijos"

Por:
Grand prix editor
Coautor: Basile Davoine
 

Romain Grosjean dio su primer entrevista tras sobrevivir al brutal accidente del GP de Bahrein y reveló que sus hijos le inspiraron a salir de las llamas.

Grosjean se estrelló en la primera vuelta de la carrera del domingo en Bahrein, golpeando la barrera a la salida de la curva 3 a 221 km/h, registrando una fuerza de más de 50 G.

El monoplaza Haas se rompió en el impacto y estalló en llamas, dejando a Grosjean ante una situación crítica en su cockpit incrustado en el guardarraíl.

 

El francés escapó rápidamente, sufriendo solo quemaduras en las manos y evitando fracturas de huesos.

Grosjean seguirá en el hospital hasta al menos el miércoles y se perderá el Gran Premio de Sakhir de este fin de semana, pero tiene la esperanza de volver para la cita final de temporada en Abu Dhabi.

En su primera entrevista desde el accidente, Grosjean bromeó diciendo que tenía “las manos de Mickey Mouse” debido a las vendas, pero que por lo demás estaba bien y no tenía problemas para moverse.

Grosjean recordó lo que pensó en el accidente, admitiendo que los 28 segundos hasta que salió del coche le parecieron mucho más tiempo.

“No sé si la palabra milagro existe o si se puede usar, pero en cualquier caso diría que no era mi momento [de morir]”, dijo Grosjean a la TF1 francesa.

“Pareció mucho más de 28 segundos. Veo que mi visera se vuelve naranja, veo las llamas en el lado izquierdo del coche. Pensé en muchas cosas, incluido Niki Lauda, ​​y pensé que no era posible terminar así. Ahora no, no podría terminar mi historia en la Fórmula 1 así”.

“Y luego, por mis hijos, me dije a mí mismo que tenía que salir. Metí las manos en el fuego, así que claramente sentí arder en el chasis”.

“Salí, y luego sentí que alguien se ponía el traje, así que supe que estaba fuera”.

El monoplaza de Romain Grosjean, Haas VF-20 en llamas

El monoplaza de Romain Grosjean, Haas VF-20 en llamas
Foto de: Charles Coates / Motorsport Images

Grosjean reveló que su hijo de cinco años, Simon, cree que tiene “poderes mágicos” y que tiene un “escudo de amor mágico” que lo protege.

“Estas son palabras muy fuertes de un niño”, dijo Grosjean. “Mi hijo mayor, Sacha, que tiene siete años, es más racional, trata de comprender”.

“Y mi pequeño ha hecho un dibujo, ‘para las llagas de papá en sus manos”.

Grosjean reconoció que probablemente tendría que hablar con un psicólogo sobre el trauma de un accidente tan dramático, ya que temió morir.

“Tenía más miedo por mi familia y amigos, obviamente por mis hijos, que son mi mayor fuente de orgullo y energía, que por mí al final”, dijo Grosjean.

“Creo que habrá que hacer algo de trabajo psicológico, porque realmente vi venir la muerte”.

“Incluso en Hollywood no pueden hacer imágenes como esa. Es el accidente más grande que he visto en mi vida. El monoplaza se incendió, explotó y la batería también se incendió, por lo que añadió mucha energía al impacto”.

Grosjean agradeció los mensajes que había recibido, pero insistió en que estaba ansioso por volver al coche a tiempo para el Gran Premio de Abu Dhabi.

“Yo diría que por un lado está la sensación de estar feliz por estar vivo, de ver las cosas de manera diferente”, reflexionó Grosjean.

“Pero también existe la necesidad de volver al coche, si es posible en Abu Dhabi, para terminar mi historia con la Fórmula 1 de una manera diferente”.

“Fue casi como volver a nacer. Salir de las llamas ese día es algo que marcará mi vida para siempre”.

“Tengo a mucha gente que me ha mostrado amor y me ha emocionado mucho, y a veces lloro un poco”.